top of page

Sanciones

Actualizado: 16 ene

Por Sergio Trigo Saugar*


Publicado el 20/11/2023






El 22 de marzo de 2021, la República Popular China (RPC) anunció sanciones contra 10 individuos y 4 entidades de la Unión Europea (UE), incluyendo miembros del Parlamento Europeo y del Comité Político y de Seguridad del Consejo, en respuesta a sanciones impuestas por la UE a una entidad china y a individuos acusados de abusos contra los derechos humanos en Xinjiang. Estas sanciones de la UE fueron parte del Reglamento de Sanciones Globales de Derechos Humanos de la UE, establecido en diciembre de 2020, que permite sancionar a individuos y entidades extranjeras responsables de violaciones de derechos humanos.

Las sanciones chinas, a su vez, afectaron a instituciones y personas de la UE, prohibiéndoles entrar en territorio chino y hacer negocios con China. Esto generó tensiones en las relaciones entre la UE y China, especialmente en un momento sensible en las negociaciones sobre el Acuerdo Integral de Inversiones (CAI) entre la UE y China.

El CAI, negociado durante siete años y acordado "en principio" en diciembre de 2020, busca mejorar la reciprocidad en el acceso al mercado y nivelar el campo de juego para los inversores de la UE en China. Sin embargo, las sanciones y contrasanciones plantearon dudas sobre la aprobación del CAI, ya que varios funcionarios de la UE expresaron su preocupación y algunos sugirieron poner en espera el proceso de ratificación debido al contexto político.

Las declaraciones de líderes de la UE, como el Presidente del Parlamento Europeo y otros miembros del Parlamento, indican que las sanciones chinas tienen consecuencias y podrían afectar la normalización de las relaciones. El Parlamento Europeo planea votar sobre una resolución sobre las sanciones el 20 de mayo.

El CAI, aunque no formalmente suspendido, enfrenta incertidumbre en medio de las tensiones, ya que algunos funcionarios sugieren que el contexto político actual no es propicio para su ratificación. La situación destaca las preocupaciones sobre el acceso al mercado chino, los compromisos climáticos y de derechos humanos por parte de China, y plantea preguntas sobre la futura dirección de las relaciones UE-China.


Según el informe del Parlamento Europeo del 7 de mayo de 2023[1], la Unión Europea (UE) está considerando imponer sanciones a empresas chinas acusadas de vender equipos que podrían utilizarse en armas para apoyar la maquinaria de guerra de Rusia. La propuesta incluye sanciones a siete empresas chinas, y la lista de sanciones se discutirá entre los estados miembros de la UE durante la semana.

Las empresas chinas mencionadas en la lista de sanciones incluyen dos de China continental, 3HC Semiconductors y King-Pai Technology, así como cinco de Hong Kong, que son Sinno Electronics, Sigma Technology, Asia Pacific Links, Tordan Industry y Alpha Trading Investments.

El informe también destaca que algunas de estas empresas, como King-Pai Technology, ya han sido sancionadas por Estados Unidos, que la identificó como un proveedor con sede en China para múltiples entidades del complejo militar-industrial de Rusia.

En respuesta a estas posibles sanciones, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, instó a la UE a evitar tomar el "camino equivocado" y advirtió que China tomará medidas firmes para salvaguardar sus derechos e intereses. Wang expresó la oposición de China a acciones que utilicen la cooperación China-Rusia como pretexto para imponer sanciones ilegales.

Hasta el momento del informe, la Comisión Europea no había respondido a las solicitudes de comentarios sobre estas posibles sanciones. La propuesta de sanciones surge en el contexto de la respuesta de la UE a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, con la UE ya habiendo adoptado varios paquetes de sanciones contra individuos y empresas rusas para dificultar la financiación de la guerra y provocar dificultades económicas.

La Unión Europea ha ampliado sus sanciones contra entidades que apoyan la participación de Rusia en el conflicto en Ucrania, centrándose específicamente en empresas registradas en China. Este movimiento es parte del 11º paquete de sanciones adoptado para contrarrestar la elusión de restricciones existentes por parte de terceros países.

A pesar de las restricciones anteriores en las exportaciones directas de productos como semiconductores y equipos de radio a Rusia, estos bienes continuaron llegando a Rusia a través de terceros países, como China. El nuevo paquete de sanciones permite a la UE restringir la exportación de bienes y tecnologías específicos a otros países si estas entidades los revenden posteriormente a Rusia.

Las empresas recién añadidas a la lista de la UE están registradas en China (específicamente en Hong Kong), Uzbekistán, Emiratos Árabes Unidos, Siria y Armenia. Inicialmente, un borrador incluía a ocho empresas chinas, pero cinco fueron eliminadas después de que el gobierno chino se comprometiera a ejercer presión sobre ellas. Este ajuste puede reflejar la reticencia dentro de la UE a perjudicar las relaciones con China.


El paquete de sanciones también aborda las transferencias de barco a barco de productos petroleros rusos prohibidos. Los buques que participen en estas transferencias no podrán ingresar a los puertos de la UE. Además, las importaciones de productos de acero sancionados desde terceros países requerirán pruebas de que los materiales utilizados no provienen de Rusia.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Qin Gang, rechaza las propuestas de la Unión Europea de imponer sanciones a empresas chinas por supuestamente apoyar la maquinaria de guerra de Rusia. Qin defiende la posición de China, argumentando que no suministran armas a regiones en crisis y tienen leyes que regulan la exportación de bienes de doble uso.

La UE ha incluido a ocho empresas chinas en un nuevo paquete de sanciones, pero se destaca que estas medidas son propuestas y están sujetas a la aprobación unánime de los estados miembros de la UE. Qin advierte sobre la oposición de China a sanciones unilaterales o extraterritoriales y promete una respuesta firme para defender los intereses de China y sus empresas.

Además, se señala que dos empresas chinas ya están en la lista de sanciones de EE. UU., lo que resalta la complejidad y la interconexión de las sanciones a nivel internacional.

La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, comenta sobre la importancia de evitar la elusión indirecta de las sanciones y menciona que la UE está considerando medidas específicas para garantizar que los bienes de doble uso sancionados no caigan en manos equivocadas, sin dirigirse a ningún país específico.

Finalmente, Qin aborda la iniciativa de paz de China para Ucrania, enfatizando el enfoque de diálogo y conversaciones como la única salida de la crisis, y reafirmando el compromiso de China con el papel constructivo en la resolución del conflicto.



CITAS

[1] Parlamento Europeo. (2023, mayo 7). Contrasanciones chinas a entidades de la Unión, diputados al Parlamento Europeo y parlamentarios nacionales. Recuperado de: 

댓글


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Twitter Basic Square
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn
bottom of page