Nace el Consejo Nacional del Flamenco

Cátedra China y el Consejo Nacional del Flamenco son una extraña pareja, pero unidos por los mismos principios.

Cuando Marcelo Muñoz y Kurt Grötsch reflexionaron sobre la percepción de China en España se encontraron con que la imagen del Imperio del Centro era fragmentada, parcial e incompleta. Esto les llevó a decidir la creación de Cátedra China con el objetivo de unir conocimientos, experiencias, reflexiones y propuestas de acción para facilitar un acercamiento entre los dos países, sus economías y culturas.

Sobre estas mismas premisas nace el Consejo Nacional del Flamenco. El Flamenco, a pesar de ser Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (UNESCO, 2010), es un sector mayoritariamente desestructurado y fragmentado, razón que le impide plasmar y defender sus intereses en aspectos artísticos, culturales, económicos y empresariales. En España, pese a ser su origen y al reconocimiento de la UNESCO, el Flamenco acentúa su desunión y tiene una fuerza y determinación mínimas si se compara con otros sectores culturales, sociales y productivos.



Esta debilidad se ha puesto de manifiesto en estos tiempos de crisis mundial. El Flamenco, aunque aparenta ser uno de los primeros motores de la marca España, es, en realidad, la cenicienta de la industria del turismo cultural.

Por ello Kurt Grötsch, vicepresidente de Cátedra China, sugirió la creación del Consejo Nacional del Flamenco (CNF), una entidad que agrupa y representa la totalidad de los agentes productivos del arte y de las economías del Flamenco, teniendo como base la defensa de sus valores culturales.

Los socios Fundadores son Luis Adame, decano de los empresarios flamencos en España, fundador y propietario de El Cordobés en Barcelona, Juan Manuel Juárez Japón, exconsejero de Cultura de la Junta de Andalucía, exrector de la Universidad Internacional de Andalucía y autor de una importante obra sobre el Flamenco, Manuel Macias, flamencólogo y director del Sevilla Congress and Convention Bureau, Kurt Grötsch, director del museo del Baile Flamenco Sevilla y presidente de Tablas (Asociación de Tablaos de Sevilla). El CNF es apoyado por la Cámara de Comercio de Sevilla y la CES (Confederación de Empresarios de Sevilla), a las que se irán sumando todas las asociaciones, empresas, artistas y componentes del tejido flamenco que produce y factura, así como por integrantes de contrastada sabiduría y experiencia que forman parte del Consejo Consultivo.

El objetivo del CNF es vertebrar los intereses de los individuos, agrupaciones, federaciones y empresas en una sola voz, y convertirse en la interlocutora válida ante las entidades, instituciones y foros que influyen, dependen y deciden sobre el Flamenco en cuestiones corporativas, económicas o macroeconómicas, culturales y políticas, tanto a nivel local, regional, nacional e internacional.

El Consejo Nacional del Flamenco se rige por una filosofía unificadora e integradora.



Organización: El CNF se constituye jurídicamente como asociación sin ánimo de lucro y podrán integrarse en él tanto asociaciones, federaciones, uniones de asociaciones o agrupaciones empresariales, así como artistas, profesionales, empresarios y personalidades de cualquier ámbito que puedan contribuir la consecución de los objetivos del CNF, a título individual, sin adscripción asociativa, de ámbito nacional o internacional.


Promotores del proyecto: Kurt Grötsch, Manuel Macías, Luis P. Adame y Juan Manuel Suárez Japón.

Entradas destacadas