top of page

La Navidad católica en Guilin 桂林

Por Pablo González López*


Publicado el 22/01/2024



Foto: autor.

Este año y hasta septiembre, me encuentro viviendo en Guilin. El pasado 25 de diciembre tuve la oportunidad de asistir, junto a varios amigos, a la misa vespertina en la iglesia católica de Guilin. En este artículo os hablaré de esa experiencia, que he encontrado tan positiva, además de contextualizar brevemente la comunidad católica de Guilin dentro del cristianismo en China.

La misa se celebró en una sala polivalente, que normalmente funciona como zona de estudio, reunión y oficina. Desde hace unos meses, la nave de la iglesia se encuentra en obras, por lo que los actos ocurren en un edificio contiguo que se asemeja a una nave lateral desde la distancia. Allí, el altar es visiblemente uno temporal, apañado entre varios muebles de madera. Enfrente, varias filas de sillas de plástico. Al final, un banco con un armario cercano hace de sacristía. Los asistentes, no más de veinte, eran de todas las edades, y algunos de ellos inmigrantes extranjeros de otros países asiáticos.



Fotografías: autor.

Al sentarnos, la ayudante del cura (a falta de un término más adecuado para describirla) se acercó con una amplia sonrisa en la cara, preguntando qué villancicos nos sabíamos. Era su tarea escoger la canción que cantar juntos al principio de la misa, y quería asegurarse que pudiéramos participar todos. No importa que cantemos en varios idiomas, repitió, porque nuestro sentimiento es el mismo. Finalmente, nos decantamos por Noche de Paz, que canté en inglés y el mandarín que pude leer del cantoral.


Foto: autor.

El cura, de nombre religioso Simón, ronda los sesenta años, escribe en chino tradicional en WeChat y tiene un acento tan fuerte que hasta mi amiga nativa guilinesa no le entendía todo. Antes de oficiar la misa, anunció lo contento que estaba de que esa noche varios occidentales nos hubiéramos acercado a celebrar conjuntamente el nacimiento de Cristo. Y nos aplaudió, y yo, entendiendo la situación pero también sintiéndola algo absurda, me salió reírme y aplaudirles de vuelta. A pesar del fuerte acento de Simón, por mi familiaridad con el rito católico y haber integrado una paciente lectura de los Evangelios en mis métodos para aprender mandarín, logré seguir la misa. Después de que acabara, nos quedamos hablando con él. Por un lado, mi amiga italiana y yo, por herencia católica nos interesamos más; y por el otro Simón, mentando a San Francisco Xavier (navarro y primer misionero en China) y Michele Ruggieri (italiano y primer misionero en Guilin) pues le pareció que no era coincidencia sino obra de Dios. En muestra de gratitud nos quiso regalar té, pero le insistimos que no lo aceptaríamos. En su lugar, acordamos pasarnos por su grupo dominical de discusión, donde sirven los tradicionales fideos de arroz de Guilin 桂林米粉 gratis a los asistentes.


Foto: autor.

El nombre es la Iglesia de Santa Teresa de Lisieux en Guilin, pero prácticamente sólo la encontrarás simple y llanamente como Iglesia Católica de Guilin. De hecho, es la única iglesia católica en doscientos kilómetros a la redonda. Su ubicación es espectacular, pues se encuentra en pleno corazón de Guilin, bordeada por dos de las calles más transitadas y casi muro a muro con el antiguo complejo residencial de la dinastía Ming. El edificio, de casi treinta años de existencia, se levantó para reemplazar la antigua iglesia, también en el mismo lugar. La iglesia, de estilo arquitectónico historicista occidental, combina arcos ojivales y de medio punto, cúpula semiesférica, y tres torres, una de ellas el pináculo con sus respectivas agujas. Acostumbrado a la belleza de las iglesias europeas, la encontré modesta – pero esto no es un eufemismo.


Fotografías: autor.

En China, la población católica ronda los veinte millones por debajo. Ofrecer una cifra exacta es muy difícil por varias razones de distintos tipos, pero la inmensa mayoría de los cristianos chinos son protestantes. Guangxi, la provincia donde Guilin se ubica, no concentra un porcentaje significativo de cristianos; en la ciudad-prefectura de Guilin viven casi cinco millones de personas, pero seguramente no haya más que unas pocas decenas de miles cristianos, la mayoría protestantes. Simón sabe de este artículo, pero no le quise poner en un aprieto al preguntarle el número de católicos guilineses. Aunque sean pocos, noté una comunidad intergeneracional y vibrante, atributos valiosos.


Foto: autor.

La Iglesia de Santa Teresa de Lisieux en Guilin pertenece, naturalmente, a la Asociación Patriótica Católica China 中国天主教爱国会 (APCC). La APCC, fundada en 1957, es la organización paragubernamental del catolicismo chino y que no le debe obediencia al Papa. Es por esto último que un porcentaje considerable de católicos chinos practica en lo que comúnmente se llaman iglesias caseras o subterráneas. Sin poder entrar a explicar ni valorar por la naturaleza del artículo la relación entre las “dos” iglesias y sus respectivos desarrollos, desde 2018 se está produciendo por primera vez en décadas un acercamiento por parte del Vaticano y Beijing. El acuerdo de 2018, extendido nuevamente pero aún no definitivo, resuelve por ejemplo una de las astillas clavadas desde hace tiempo: el nombramiento de obispos. El acuerdo, que toca muchos temas, ha recibido críticas complejas desde varias posiciones, lo que indica grupos afectados vivos, capaces y autoconscientes. Esperemos que esta vitalidad, acompañada de entendimiento y generosidad, siga alimentando una relación bilateral que tiene la posibilidad de traer beneficios a todas las partes implicadas.

Porque lo cierto es que, como dijo Simón durante la homilía, somos la “sal de la tierra. Quizás seamos un ínfimo grano de sal, pero al echarlo en un vaso de agua cambia el sabor del vaso entero. Nuestros actos quizás parezcan pequeños, pero afecta a todo nuestro entorno. Por ello, debemos ser buenas personas indiscriminadamente”. Con respeto, cuidado y valentía, el diálogo intercultural abre muchísimas puertas y alumbra muchas estancias.



*Nota: Las ideas contenidas en las publicaciones de Cátedra China o de terceros son responsabilidad de sus autores, sin que reflejen necesariamente el pensamiento de esta Asociación.

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Twitter Basic Square
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn
bottom of page