top of page

La globalización de China, un seguro para el mundo

Actualizado: 16 oct 2023

Contenido ofrecido por CGTN Radio*


Publicado el 6/10/2023



Desde el inicio de su mandato en 2013, el presidente Xi Jinping ha apostado por la apertura de China al mundo. El mandatario chino adoptó desde el comienzo de su vida política una actitud proactiva en la apertura de China, fomentando la importación de tecnología avanzada y la experiencia en gestión del extranjero, además de fomentar los intercambios y la cooperación internacional. “Debemos ampliar nuestra visión para ver más lejos y apuntar más alto. Debemos tener el coraje y la ambición necesarios para aprender de las experiencias de los demás y así mejorar nosotros mismos”, ha dicho.


En 1985, Xi Jinping viajó por primera vez al extranjero como funcionario a nivel de base en el distrito de Zhengding, en la septentrional provincia china de Hebei. Xiencabezó una delegación agrícola de Shijiazhuang, capital de la provincia, en un viaje al corazón agrícola de Estados Unidos, el estado de Iowa. Su objetivo era estudiar las tecnologías agrícolas y ganaderas locales, explorar nuevas vías de desarrollo agrícola y buscar oportunidades de intercambio y cooperación internacional.


En pocos días, la delegación visitó 29 empresas, granjas, universidades, institutos de investigación científica y departamentos gubernamentales, y se reunió con casi 400 personas de todos los ámbitos. La delegación adquirió valiosos conocimientos en beneficio de la investigación y la producción agrícola en Zhengding.

En toda su carrera Xi Jinping no ha dejado de buscar oportunidades de intercambio y cooperación con el extranjero. Es plenamente consciente de que sólo profundizando en la amistad y reforzando los intercambios con el resto del mundo los pueblos podrán cooperar, desarrollarse y permanecer unidos ante las adversidades.

En 1994, siendo secretario del Comité Municipal de Fuzhou del PCCh, promovió con éxito el establecimiento de una relación de ciudades hermanas entre Fuzhou, capital provincial de Fujian, y Tacoma, en el estado de Washington, en EE UU, dos poblaciones portuarias a ambos lados del Pacífico. Un año antes, Karen Vialle, entonces alcaldesa de Tacoma envió una carta al gobierno municipal de Fuzhou en la que expresaba su deseo de establecer una relación de ciudad hermana con Fuzhou.


Tacoma esla tercera mayor ciudad del estado de Washington, y con una población de unos 200.000 habitantes parecía bastante pequeña en términos relativos. Para algunos, las notables disparidades en tamaño y población resultaban un obstáculo para que Fuzhou y Tacoma se convirtieran en ciudades hermanadas. Sin embargo, Xi Jinping entendió que no debían subestimarse las ventajas que ofrecía Tacoma. Aunque era pequeña en tamaño, estaba mucho más globalizada que Fuzhou. Como ciudad portuaria de renombre, Tacoma podía enlazar Fuzhou con otras zonas desarrolladas de Estados Unidos. Tras un estudio presencial y diversos intercambios con funcionarios y grupos empresariales locales, Xi propuso que las dos ciudades empezaran por establecer una relación de puertos hermanados. En noviembre de 1994, se estableció formalmente una relación entre Fuzhou y Tacoma.


En las dos décadas siguientes, Fuzhou y Tacoma mantuvieron frecuentes interacciones, pusieron en marcha diversos proyectos de intercambio y cooperación en comercio, tecnología, cultura y educación. Las dos ciudades se beneficiaron mutuamente y se convirtieron en modelos de ciudades hermanadas entre China y Estados Unidos. En septiembre de 2015, ya como presidente chino, Xi Jinping volvió a Tacoma para visitar a sus viejos amigos durante su viaje de Estado a Estados Unidos.


En los distintos cargos que ha ocupado el presidente Xi a lo largo de su extensa carrera, siempre ha incorporado las tendencias mundiales a la planificación del desarrollo local y nacional. A lo largo de los años ha fomentado de forma notable los intercambios y ha trabajado para atraer inversiones extranjeras de alta calidad, tecnologías avanzadas y experiencia en gestión. También ha apoyado a las empresas chinas para que lleven a cabo la cooperación económica con otros países, formen parte de la cadena de suministro internacional y amplíen activamente la asociación global.


Son numerosos los logros en cooperación internacional del presidente Xi, como el acuerdo internacional que logró en su etapa de Fujian entre Daimler-Chrysler y Fujian Motor Group que impulsó la industria automovilística de Fujian, que pasó de ser una potencia regional para convertirse en un actor global.


Fujian Benz, creada en el marco del proyecto, se convirtió en la primera empresa industrial de Fuzhou en pagar más de mil millones de yuanes (138 millones de dólares) anuales en impuestos. Durante años, la empresa siguió siendo uno de los principales contribuyentes de Fuzhou, realizando importantes aportaciones al desarrollo económico de toda la provincia de Fujian.


Atraer la inversión extranjera a través de las empresas privadas se convirtió en un nuevo punto de inflexión. Son numerosos los ejemplos que pueden mencionarse. Por ejemplo, en noviembre de 2005, enterado de que las negociaciones para crear una empresa conjunta entre el Grupo Delixi, con sede en Zhejiang, y la empresa francesa Schneider Electric avanzaban lentamente, Xi Jinping facilitó el proceso de aprobación del Ministerio de Comercio. Finalmente, el proyecto conjunto, el mayor de su tipo en Zhejiang en aquel momento, obtuvo el permiso. Otro de los casos de éxito es el de la empresa de Fortune Global 500 Walmart, que logró instalarse en Zhejiang gracias a su visión, y la japonesa Sumitomo Mitsui Banking Corporation, que abrió el primer banco con financiación extranjera de la provincia.

La cantidad de inversión extranjera en uso real se disparó de 3.000 millones de dólares estadounidenses en 2002, cuando Xi Jinping llegó por primera vez a Zhejiang, a más de 10.000 millones de dólares en 2007, cuando se marchó para ocupar un nuevo puesto en Shanghái. La firme apuesta del presidente Xi por la globalización está siendo una constante en su política a lo largo de su trayectoria profesional, atrayendo la inversión extranjera de alta calidad al aprovechar mejor tanto el mercado interior como el exterior y fomentar nuevas áreas de crecimiento económico para construir una red global de comercio, inversión, producción y servicios con sede en China.

Con la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio en 2001, Zhejiang emprendió una nueva era con enormes oportunidades. En aquel momento, Xi Jinping, como secretario del Comité Provincial de Zhejiang del PCCh, animó a las empresas locales a buscar oportunidades de desarrollo fuera y apoyó para que se globalizaran y afianzaran su posición en los mercados estadounidense y europeo, así como en los mercados cercanos de Japón y el Sudeste Asiático. Además, incitó a la búsqueda de mercados emergentes como Sudamérica y África.

También con el apoyo de Xi, en 2003 se abrió la ruta aérea entre Ningbo y Vladivostok, con la que se amplió el mercado en la región rusa del Lejano Oriente. Desde 2005, las empresas de Zhejiang ampliaron sus mercados en Laos y se expandieron rápidamente a Tailandia y otros países vecinos. Todos estos países se han convertido ahora en clave de la iniciativa de La Franja y la Ruta.


En marzo de 2013, en su primera visita al extranjero desde que asumió el cargo como presidente de China, Xi Jinping propuso la construcción de una comunidad de futuro compartido para la humanidad. Han transcurrido diez años desde que China procedió a una mayor apertura y un desarrollo de alta calidad y esto ha brindado grandes oportunidades para el resto del mundo.


De 2013 a 2021, el volumen total del comercio de mercancías entre China y los países de La Franja y la Ruta ha alcanzado casi 11 billones de dólares estadounidenses, y 161.300 millones de dólares se invirtieron directamente en los países implicados. Las zonas de cooperación económica y comercial a lo largo de La Franja y la Ruta han experimentado un crecimiento de alta calidad, y también se han promovido activamente proyectos a menor escala con pequeñas inversiones.


Bajo la coordinación directa de Xi, la Exposición Internacional de Importaciones de China se ha celebrado anualmente desde 2018, con un volumen de transacciones previsto que asciende a casi 350.000 millones de dólares en un periodo de cinco años. Más de 2.000 productos fueron expuestos por primera vez en China. La CIIE se ha convertido ya en un bien de interés mundial y una plataforma en la que China promueve una apertura de alto nivel.

Ante un mundo cambiante y lleno de desafíos, Xi Jinping afirma que China seguirá buscando el desarrollo a través de la apertura, forjando un futuro a través de la cooperación y promoviendo una economía mundial abierta para impulsar el desarrollo común. Este es el compromiso de China de ser un actor global responsable y también la preocupación de Xi Jinping por el bienestar de las personas en todo el mundo.



*Nota: Las ideas contenidas en las publicaciones de Cátedra China o de terceros son responsabilidad de sus autores, sin que reflejen necesariamente el pensamiento de esta Asociación.

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags