El papel de China en el conflicto ruso- ucraniano

En un momento donde Ucrania ha sido brutalmente asediada por las Fuerzas Armadas de Rusia, bajo el liderazgo de Vladimir Putin, y la guerra se impone frente a la negociación, China se muestra reticente a posicionarse y prefiere mantener un perfil discreto.


Por Sandra Ramos Martínez. Colaboradora.

25-02-2022


Vladimir Putin y Xi Jinping, socios y aliados estratégicos. Fotografía: Alexei Druzhinin/AP


El presidente ruso Vladimir Putin ha ordenado llevar a cabo en la madrugada del 24 de febrero una operación militar especial en los principales enclaves del país ucraniano enfocada, en un principio, hacia infraestructuras claves del país como bases militares o el mismo aeropuerto, como forma de ‘’desmilitarizar’’ un país que, según su propia visión, atenta contra los derechos de los ruso- parlantes.[1] Lo cierto es que la escalada del conflicto entre ambas naciones venía previéndose desde hace varias semanas, pero no se esperaba este tipo de ataque tan masivo. El propio presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ya advirtió que en esta semana existía una alta probabilidad de que se produjera finalmente un ataque ruso hacia Ucrania. La realidad es que, en la comunidad internacional, pocos esperaban que el uso de la fuerza a nivel militar y operacional fuera el primer recurso que utilizase el Kremlin y no la vía de la diplomacia, respetando y ateniéndose de esta forma a los acuerdos y tratados propios del Derecho Internacional.

Por su parte, China ha demostrado, a lo largo de estas décadas, cuál es su potencial y cómo ha sido su despertar económico y tecnológico, un despertar que todavía se mantiene y continúa en auge. Se trata de una de las potencias más importantes en todos los aspectos y que cuenta con cada vez más países aliados y con los que mantiene buenas relaciones. Uno de ellos es Rusia, con quien mantiene acuerdos económicos y comerciales ya que su aliado tiene grandes recursos naturales. Sin embargo, a pesar de estas relaciones claramente favorables, China no tiene intención, al menos por el momento, de inmiscuirse en un conflicto que puede provocarle más desgracias que beneficios. Así pues, existen diferentes visiones de lo que está sucediendo en Ucrania. Mientras que Occidente (e incluso la propia sociedad civil rusa) condenan por completo la invasión de las tropas rusas en territorio ucraniano con ataques militares aéreos y terrestres que han llegado a cobrarse no solo la vida de militares, si no de civiles ucranianos, Putin se reafirma en su promesa de que no tiene intención de conquistar el país, si no de tratar de desmilitarizarlo, aunque sus acciones claramente demuestran lo contrario. Mientras las redes sociales y medios de comunicación se encuentran repletas de respuestas proporcionadas por instituciones gubernamentales como la OTAN, Comisión Europea y presidentes europeos como Emmanuel Macron o Pedro Sánchez condenan el ataque y han coordinado una mayor defensa conjunta de los miembros de la UE y la OTAN mediante sanciones, pero evitando la intervención, China prefiere mantenerse con un perfil bajo y abierto al diálogo. Lo cierto es que, el gobierno chino sabe que en estos momentos se le presenta una gran oportunidad, pues ha conseguido lo imposible: que el gran país exsoviético quede prácticamente en sus manos, sobre todo a nivel de alianzas y económico.

De hecho, solo unas horas tras la invasión rusa en ucrania, China se ha pronunciado sobre su posición en cuanto a un conflicto cuyo destino está todavía por escribir. En concreto, Pekín ha llamado a la contención de ambos países para evitar una mayor escalada del conflicto, pero, sin embargo, ha preferido no posicionarse en cuanto a condenar el ataque ruso. Durante el mediodía del día 25 de febrero, un día después del cruento ataque ruso, el Gobierno chino llegó incluso a comunicarle a Putin la necesidad de dialogar en vez de prorrogar la guerra. La portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying ha expresado que el su país no confiaba en que las tensiones escalasen hasta dicho nivel; apelan de nuevo al dialogo como vía de resolver el conflicto de manera diplomática y acusaba a Estados Unidos de avivar las llamas entre ambos países.[2] Si bien el país reconoce que la situación en Ucrania ha empeorado notablemente, parece que, por el momento y a largo plazo, su estrategia de actuación se va a basar en la no interferencia en los asuntos de su socio ruso ni tampoco con respecto al país ucraniano, pues están en juego las relaciones comerciales con los países europeos, entre otras grandes cuestiones como la gran posibilidad de beneficiarse de dicha situación.[3]


Por otra parte, si bien el conflicto ruso- ucraniano no es nuevo a nivel internacional y la naturaleza de dicha disputa tiene ciertas bases históricas e incluso idealistas por parte del país ruso, el país que conformó la antigua Unión Soviética, la realidad es que, en la actualidad, el sistema internacional ha cambiado por completo. Ya no nos encontramos en un mundo unipolar o incluso bipolar, si no que la principal característica de esta nueva etapa a nivel geopolítico es la multipolaridad inestable, es decir, la clara participación y relevancia de diferentes naciones, que ahora mismo no son simplemente Estados Unidos y Rusia, si no los países de la OTAN, la Unión Europea y, claramente, China, que chocan en sus propios intereses.


Lo cierto es que China y su política exterior se ha basado especialmente desde los últimos años en ser claramente pragmática, velando siempre porque el principio de no injerencia en los asuntos internos del estado sea respetado, sobre todo hacia ellos mismos. Los intereses comerciales del país a nivel internacional son muy poderosos, pues se trata de uno de los principales productores y exportadores a nivel global. Así pues, a China en este momento no le es de interés que se produzca una guerra a gran escala y a largo plazo ya que, como todos conocemos a través de aquello que la historia nos ha enseñado, es que las guerras desestabilizan por completo países y continentes. Las economías se desploman por la situación bélica y la inestabilidad es un mal aliado del crecimiento económico que China pretende lograr cada año. Por lo tanto, si se produce un conflicto a gran escala, China también se vería afectada no solo a nivel diplomático, si no a nivel económico, y uno de sus principales potenciales a explotar estaría en peligro.

Pero, por otra parte, la posición que su aliado ruso le ha proporcionado con este ataque no lo deja en buen lugar, pues se trata de una crisis diplomática que depende de la posición que el país chino tome, o bien a favor de su socio o bien en contra. Todo apunta a que, si bien se mantendrá alejado, el país tratará de prestar cierta ayuda a su aliado ruso con respecto a las sanciones económicas que los países occidentales han impuesto para frenar sus aspiraciones bélicas, pero, sin adentrarse demasiado en el conflicto.

Sin duda, se trata de una postura por parte de la política exterior china que viene siendo usual en sí mismo pero que, sin embargo, sigue sorprendiendo a gran parte de la comunidad internacional ya que China prefiere observar las posibles fisuras del conflicto sin obtener conclusiones precipitadas.




Fuentes:

[1] Europa Press. (2022, 24 febrero). El Kremlin dice que Ucrania necesita ser «limpiada de nazis» pero niega que Rusia quiera ocupar el país. europapress.es. https://www.europapress.es/internacional/noticia-kremlin-dice-ucrania-necesita-ser-limpiada-nazis-niega-rusia-quiera-ocupar-pais-20220224123920.html [2] Europa Press. (2022a, febrero 24). China apela a la contención en Ucrania sin condenar la invasión rusa. europapress.es. https://www.europapress.es/internacional/noticia-china-apela-contencion-ucrania-condenar-invasion-rusa-20220224100632.html [3] Liy, M. V. (2022, 23 febrero). China opta por la cautela en la crisis entre Rusia y Ucrania. El País. https://elpais.com/internacional/2022-02-23/china-opta-por-la-cautela-en-la-crisis-entre-rusia-y-ucrania.html

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Twitter Basic Square
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn