Ojo por ojo

Actualizado: 4 jul


En su afán por dinamitar la economía china y detener su ascenso como potencia mundial, Donald Trump puede ocasionar un grave daño a la economía global, empezando por la de sus aliados y la del propio Estados Unidos.


China respondió con reciprocidad a la entrada en vigor, el 6 de julio, de la primera tanda de aranceles en la guerra comercial que Donald Trump ha declarado al gigante asiático. Se trataba de un 25% sobre 36.000 millones de dólares de mercancías chinas en bienes de alta tecnología. Estados Unidos aplicó aranceles a otros 16.000 millones de dólares de bienes chinos. Y China replicó de inmediato con una medida similar. A partir del 24 de septiembre pesa sobre otros 200.000 millones de dólares de la exportación china un arancel del 10%,que se elevará al 25% a partir del próximo 1 de enero. Queda así penalizada la mitad de la exportación china a EEUU. Y Trump ha amenazado con extender sus aranceles a la otra mitad. China ya no puede aplicar reciprocidad en cuanto al volumen de importaciones estadounidenses sometidas a gravamen, porque en 2017 sus importaciones de EEUU ascendieron solo a 129.800 millones de dólares, según el departamento de Comercio estadounidense (155.200 millones, según el Centro Nacional de Estadística de China).


Nuevo artículo de Eugenio Bregolat* en Política Exterior. Para leer el artículo completo pulsa aquí.


*Nota: Las ideas contenidas en las publicaciones de Cátedra China o de terceros son responsabilidad de sus autores, sin que reflejen necesariamente el pensamiento de esta Asociación.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags