top of page

QUE LA MEDICINA CHINA BENEFICIE A TODA LA HUMANIDAD

Entrevista a Tu Youyou, ganadora del Premio Nobel de Medicina 2015.


Facilitadora: Cristina Vallverdú Pagés



Pregunta: Dra. Tu Youyou, nos gustaría felicitarle sinceramente. El Premio Nobel reconoce su investigación sobre enfermedades parasitarias. La artemisinina, un principio activo antipalúdico que usted descubrió, curó a muchos pacientes chinos en los años 20 del siglo XX. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud de terapias combinadas basadas en la artemisinina como régimen de tratamiento antipalúdico de primera línea ha salvado millones de vidas, reducido las muertes por malaria en un 66% en África y reducido la mortalidad por malaria entre niños en un 71%. ¿Qué sintió al recibir este premio?

 

Respuesta: Me gustaría agradecer el premio a la Real Academia Sueca de Ciencias por otorgarme tan alto reconocimiento por los logros de la Medicina china, y porque también es un fuerte apoyo para nuestra Medicina china en el mundo. Han pasado más de 40 años desde el descubrimiento de la artemisinina, y tengo más de 90 años. Mirando hacia atrás, en los últimos 50 años, la artemisinina ha evolucionado de principio activo a medicamento y ha sido ampliamente utilizada en la práctica clínica como el medicamento antipalúdico de primera elección, brindando salud y bienestar a personas de todo el mundo. Se espera que nuestros científicos puedan asumir la misión de revitalizar las medicinas naturales, se dediquen a la innovación científica, y esfuercen por explorarla y mejorarla. La Medicina Tradicional China es un gran tesoro de la humanidad y sin duda se difundirá en el extranjero para beneficiar a toda la humanidad.



P: Usted nació en una época turbulenta, a destacar la invasión japonesa. Su ciudad natal Ningbo cayó y su familia sufrió una catástrofe. ¿Cómo pasó su infancia en este ambiente? ¿Cómo influyó en el desarrollo de su carrera a lo largo de su vida?

 

R: Nací en diciembre de 1930 en la ciudad de Ningbo. Aunque mi padre era empleado de banca, su trabajo no era estable, y dependía principalmente de alquilar la propiedad dejada por sus antepasados para mantener a la familia. En aquel momento, aunque la vida era muy difícil, los padres daban importancia a la educación de sus hijos. Siendo la única niña en la familia, recibí una educación completa desde la escuela primaria hasta la universidad, igual que mi hermano. Fui una niña silenciosa en clase, de nivel medio, no era de las mejores. Debido a que a mi padre le gustaba leer, teníamos un pequeño ático en la parte superior de la casa lleno de libros antiguos que era mi lugar favorito. Cuando mi padre iba a leer, me sentaba a su lado y leía cualquier libro, aunque realmente no entendía el contenido. En ese momento prefería los libros sobre Medicina china porque la mayoría estaban ilustrados y me gustaba leerlos. A menudo subía al ático a leer libros después de clase, y lentamente desarrollé el hábito de leer. Cuando tenía 15 años, mi hermano me escribió una carta diciéndome: "El aprendizaje es constante cuando tienes éxito parcial, no te sientas satisfecho; cuando falles desafortunadamente, no te desanimes. No debes decepcionar en tu aprendizaje a quienes sinceramente te lo piden”. Se puede decir que las palabras de mi hermano iluminaron la luz en mi corazón, fortalecieron mi confianza en el aprendizaje y me señalaron el camino correcto.

 

P: Siendo una de las primeras estudiantes universitarias en China, ¿por qué eligió la especialización en Medicina china en ese momento y dedicó su vida a ella?

 

R: Entré en el campo de la medicina por error. Cuando era niña, a menudo veía que la Medicina china curaba a muchos pacientes, y pensé que estudiar medicina podría salvar a mucha gente de la enfermedad, lo cual era algo noble. Pero para ser honesta, no esperaba sumergirme en el mundo de la medicina por el resto de mi vida. En 1946, cuando tenía 16 años, contraje tuberculosis y me vi obligada a dejar los estudios. Después de más de dos años de tratamiento, mi estado mejoró. Esta experiencia me hizo interesarme mucho en la medicina y cuando retomé mis estudios, y tras graduarme de la escuela secundaria en 1951, solicité la especialización en farmacia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Beijing. Después de graduarme me asignaron a trabajar en el Instituto de Materia Médica China. En ese momento, el presidente Mao manifestó que la medicina y la farmacopea chinas eran un gran tesoro, que debía ser transmitido y conservado. Por lo tanto, en 1959 empecé a aprender sistemáticamente la teoría de la Medicina china. En 1967 el líder de Vietnam Ho Chi Minh le pidió al Primer ministro chino Zhou Enlai que investigara un nuevo tratamiento de malaria para sus soldados. Fue así como en 1969 entré en contacto con el proyecto secreto de investigación de medicamentos antipalúdicos llamado "523". Asumí que mi tarea "1" en ese proyecto era mi responsabilidad y me dije a mi misma en secreto que estaría a la altura de la confianza y completaría la tarea que me habían confiado.

 

P: En 1969, a la edad de 39 años, se incorporó al proyecto como jefa del grupo de investigación, comenzando el desarrollo de medicamentos antipalúdicos. ¿Cuál era el trasfondo histórico en ese momento? ¿Qué tipo de dificultades se tuvieron que enfrentar?

 

R: "523" fue originalmente un proyecto militar de emergencia nacional para ayudar a Vietnam y, para mantenerlo en secreto, recibió el nombre en código de la misión "523". El objetivo del proyecto "523" era desarrollar medicamentos contra la malaria. En ese momento, el Instituto de Medicina Tradicional China fue el área más afectada de la "Revolución Cultural" y el trabajo de cualquier investigación científica se había detenido por completo, pero el proyecto "523" fue un proyecto que se mantuvo vigente. Aunque las condiciones de investigación científica eran relativamente pobres, todos en nuestro equipo tuvieron el coraje de asumir la responsabilidad, trabajaron con gran intensidad y se adentraron en el área epidémica de Hainan cerca de Vietnam varias veces para entregar medicamentos a pacientes con malaria. Para poner el extracto de Artemisia a disposición de los pacientes lo antes posible, después de la evaluación preliminar en animales, los miembros del equipo se apresuraron a probar el medicamento. Mirando hacia atrás, fue el sentido de responsabilidad y compromiso del equipo lo que llevó a la rápida investigación y desarrollo el medicamento en base de la artemisinina, desde el descubrimiento de los efectos antipalúdicos hasta el primer ensayo clínico con la artemisinina, en solo dos años.

 

P: Usted es la primera científica china en ganar el Premio Nobel de Medicina, y la primera científica en ganar el premio más alto en ciencia y tecnología. Hasta ahora, la terapia combinada basada en la artemisinina (TCA) sigue siendo el mejor tratamiento antipalúdico recomendado por la OMS y ha hecho importantes contribuciones a la salud humana y a la innovación científica y tecnológica en la Medicina Tradicional China. Después de tantos logros, ¿cuál es ahora su mayor sueño en lo que respecta a la Medicina china?

 

R: Mi mayor sueño es que la antigua Medicina china sirva para promover la salud humana y hacer que sus beneficios estén disponibles para personas de todo el mundo. He sido asignada a este lugar en la vida desde que me gradué y me he dedicado a la investigación farmacéutica sin moverme. Lo que he pensado toda mi vida es hacer honestamente un buen trabajo en investigación científica con la esperanza de desarrollar más medicamentos y beneficiar a más personas. Aparte de eso, no tengo ya mente para pensar en otra cosa. Tengo mucha edad y no gozo de buena salud, así que no esperaba ganar ningún premio. Mi propósito al investigar no era ganar premios. Ganar el Premio Nobel es un regalo de todos los trabajadores científicos y tecnológicos chinos para la patria, pero también es un regalo de la nación china con 5000 años de civilización a toda la humanidad.

 

P: Tiene más de 90 años y ha alcanzado la fama. ¿Cómo vive su vejez?


R: En los últimos años, he ganado muchos premios y muchas personas han venido a entrevistarme, lo que me hace sentir un poco “desacostumbrada”. A veces el teléfono en casa sonaba todo el día y tuve que rechazar muchas entrevistas. De hecho, soy una persona que ama la tranquilidad y ahora que soy mayor, prefiero la calma. Debido a que cuando era joven a menudo hacía experimentos con productos químicos tóxicos y nocivos y que las condiciones del laboratorio no eran muy buenas, se ha resentido mi salud, así que debo cuidarme. Durante el día, básicamente leo libros y periódicos en casa y cuando mi nieta viene a verme durante las vacaciones de verano, nos reunimos toda la familia. Mi vida es muy simple.

 

P: ¿Cómo cree que debería desarrollarse la Medicina china en el futuro? ¿Cómo globalizarse?

 

R: La Medicina china es un gran tesoro y todavía hay muchos recursos por aprovechar. La artemisinina es un regalo de la Medicina Tradicional China para el mundo. En los últimos años, la influencia de la Medicina china en el mundo ha ido en aumento, es reconocida por más y más países, organizaciones internacionales y amada por amigos internacionales. A medida que el desarrollo de China está entrando en una nueva era, también la importancia de la Medicina Tradicional China en la comunidad internacional está creciendo constantemente y el camino hacia la internacionalización será cada vez más estable. La investigación en Medicina china no puede hacerse aislada del mundo, sino que debe dar importancia a los intercambios y a la cooperación entre varias instituciones académicas de Medicina china junto a la combinación de la Medicina china y la Medicina occidental. La investigación de la Medicina Tradicional China es de hecho científica, racional y tiene un fuerte potencial de desarrollo. Es necesario no solo heredar la teoría de la Medicina china, sino también utilizar métodos de investigación científica rigurosos para innovar en la investigación, y llevar a cabo un trabajo más profundo y meticuloso para hacer mayores contribuciones a la humanidad.

 

Espero que esto inspire a las generaciones de investigadores más jóvenes no solo en el campo de la investigación médica, sino también en otros campos científicos. Se pueden combinar las teorías médicas de la Medicina Tradicional China para hacer más descubrimientos e innovaciones y servir mejor a la humanidad. Solo cuidando los orígenes podemos ir hacia el futuro, y siendo fieles a la herencia podemos innovar mejor. El dragón es el símbolo de la nación china, la encarnación de la sabiduría y la fuerza, el símbolo del desarrollo, del progreso y de la unidad. ¡Que el dragón vuele para todos!

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo