top of page

Los BRICS+: realidad, sueño o falacia en la tormenta internacional

Por Julián Briz e Isabel de Felipe*

Publicado el 15/01/2024



Fuente: Red Angostura


El mundo académico está reflexionando sobre el impacto de la nueva asociación o foro de países emergentes que está surgiendo como un volcán en el escenario mundial. El pasado 22 de noviembre, la Cátedra China organizó en Madrid una sesión de reflexión sobre ”Los BRICS como nueva realidad en la gobernanza global” en la que participaron académicos, universitarios, investigadores, empresarios y funcionarios, abordando las diversas facetas políticas, culturales y socioeconómicas.
Las siglas de los BRICS corresponden a los integrantes de un foro político económico de países emergentes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica a los que se van uniendo otros candidatos. La marca de grupo se acuñó en 2001 (O’Neill, J. 2001. Building Better Global Economic BRICs. Goldman Sachs Global Economic Paper. No. 66) para identificar una serie de países que para 2050 tendrían un dominio económico global. El contexto se encuadra en lo que se considera un sesgo histórico, donde los países occidentales han venido protagonizando el diseño de la gobernanza a nivel mundial, cuando la realidad de los datos es diferente.
Hay una tendencia constatada del desplazamiento del centro de gravedad en las decisiones, del Atlántico al Pacifico y, después del periodo de recuperación económica que siguió a la II Guerra Mundial, la caída del muro de Berlín y la descolonización de muchos países, las circunstancias nos muestran nuevos planeamientos. De forma especial podemos señalar los últimos acontecimientos de las guerras de Ucrania y Palestino-israelí, donde los BRICS están involucrados de forma directa o indirecta (Oliver Stuenkel. 2020. “The BRICS and the future of global order” Rowman & Littlefield, 3 feb 2020 - 272 páginas).
Replanteamiento del modelo de gobernanza
  El inadecuado funcionamiento de las instituciones internacionales actuales está llevando a plantear nuevas formas de gobernanza, con un sistema mundial mas justo y equilibrado, con la lucha contra el terrorismo y los desequilibrios socioeconómicos respetando el derecho internacional, tratando de disminuir la dependencia del dólar en las transacciones internacionales y con una reforma del Sistema financiero y una divisa única que sustituya a las monedas nacionales. Aspecto esencial es el fomento de un desarrollo rural y social dentro de marco del cambio climático, para lo cual deben priorizarse las inversiones en agricultura, cuyo impacto de desarrollo supera otros tipos de inversiones, mejorando la seguridad alimentaria. Las inversiones deben contemplar la biotecnología, agroecología, con acento en las familias mas pobres aumentando su capacidad adquisitiva en un mercado alimentario sostenible.  La idea no es suplantar totalmente lo ya existente con funcionamiento adecuado, sino aprovecharlo y remodelarlo. Las tecnologías de información y comunicación (TIC) son instrumentos de gran utilidad para conjugar el mundo rural y urbano. Organismos como FAO, OCDE e IFPRI, entre otros, deben impulsar el desarrollo socioeconómico rural. Experiencias como los programas Fome Zero en Brasil, las Leyes “de Empleo Rural”  y de “Cintura y Ruta” en China, con la mejora en la seguridad alimentaria, son directrices a impulsar.
Núcleo operativo de los BRICS
Además del grupo inicial mencionado, existen otros candidatos a incorporarse en 2024. Entre otros, tenemos Arabia Saudí, Egipto, Etiopía, emiratos Árabes e Irán. Argentina, con el cambio de gobierno está en razonable duda. Es un grupo heterogéneo, tanto en demografía, economía, extensión geográfica, cultura, financiación, derechos humanos, comercio y capacidad de desarrollo, gestión de recursos y corrupción . Brasil aporta diversidad y recursos minerales, Rusia armamento y recursos naturales de gas, minerales, India mantiene una población creciente y heterogénea con abundantes recursos, China tiene una estrategia a medio y largo plazo con recursos amplios pero una población abundante, donde la apuesta por la economia de mercado ha supuesto una gran transformación. Como denominador convergente tienen unas reivindicaciones comunes en cuanto a gestión de la gobernanza. Cifras globales que se manejan indican que en la actualidad suponen el 25% del PIB mundial, el 43% de la población y el 20 % de las inversiones. Como economías emergentes, buscan cooperación económica con un incremento de las relaciones comerciales, consolidación de un Nuevo Banco de Desarrollo con sede central en Shanghái, oficina en Johannesburgo y presidencia brasileña, centrando su atención en proyectos de infraestructuras con un capital inicial de 50 mil millones de dólares y acabar con la pobreza en 2030.
Perspectivas de impacto internacional
La visión que se tiene de los BRICS, varia ampliamente. Desde los que lo consideran una “falacia romántica” (Pant H.V. 2013. The BRICS fallacy. The Washington Quarterly 36(3) 91105) a los que opinan “constituye una confrontación de los países emergentes, enseñando los dientes y plantando cara a Occidente”, o un simple sueño de algunos estudiosos ( Wilson D, Purhurshhothamam R 2023 “”Dreaming with BRICS, the path to 2050”. Global economic paper 99 , 1-24 ). Hay una realidad palpable sobre la necesidad de adecuar la gobernanza actual a las nuevas necesidades. El sistema de desarrollo económico que ha seguido el modelo internacional de inversiones selectivas y asistencia técnica no ha servido de panacea para resolver los problemas alimentarios, sanitarios y del desarrollo. Se busca mantener una cierta soberanía alimentaria con independencia política. Los distintos modelos políticos de meritocracia, autocracia y democracia van a coexistir debiendo respetarse mutuamente, según tradiciones y culturas, manteniendo los derechos humanos y garantizando un bienestar, con sus interpretaciones varias.
Aunque los BRICS están logrando ciertos avances en la cooperación socioeconómica, sus diferencias internas y planteamientos reducen las expectativas. No obstante, su incidencia en las reformas del comercio e instituciones internacionales puede llevar a una visión más justa y equitativa. En todo caso la cuestión es su relevancia actual y futura. (Thakur R. 2018. How representative are BRICS? Emerging Powers and the UN.  Routledge)    
Durante los últimos años, no se han producido trabajos e investigaciones profundas que aporten ideas y soluciones en este campo por lo que asistimos a foros con propuestas heterogéneas, sin llegar a un consenso.
En todo caso supone un reto a tener en cuenta (Raduliscu IG, Panall M 2014 2”BRICS countries challing to the world economy new trend “. Proceding economics and financing ) y que debe analizarse con atención.

 *Nota: Las ideas contenidas en las publicaciones de Cátedra China o de terceros son responsabilidad de sus autores, sin que reflejen necesariamente el pensamiento de esta Asociación.

 

 

コメント


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Twitter Basic Square
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn
bottom of page