top of page

El bloqueo de chips de EE.UU. no puede detener el progreso tecnológico de China

Por Yao Fei*

Diplomático chino y observador de temas internacionales.


Publicado el 21/3/2023. Publicado en Rebelión el 17/03/2023


Fuente: Rebelión

Desde que el gobierno de Biden llegó al poder, considera a China como su mayor «competidor estratégico», promueve sanciones y «desacoplamiento» contra China en el campo de la alta tecnología, en un intento de sofocar la innovación y la competitividad de China, obstaculizar su desarrollo científico y tecnológico y su proceso de industrialización, reabrir la brecha de poder entre China y EE.UU. y mantener las ventajas generales y la hegemonía que tiene el último en el mundo.

En agosto de 2022, la administración estadounidense promulgó la Ley de Chips y Ciencia, que por un lado autoriza proporcionar altos subsidios para la producción local de chips de alta gama en EE.UU., creando una ventaja competitiva asimétrica, y por otro lado prohíbe a las empresas estadounidenses vender chips de inteligencia artificial a China y también prohíbe a las empresas con tecnología avanzada invertir directamente en China. EE.UU. también obliga a las empresas de otros países a dejar de exportar equipos avanzados de fabricación de chips a China, con el objetivo de formar un cerco de chips a su “competidor estratégico” y «atrae inversiones» a importantes empresas internacionales de chips mediante amenaza e intimidación, en un intento de mantener su control absoluto en la industria de chips.


Aunque China ha dejado claro en muchas ocasiones que no tiene intenciones de competir la hegemonía con EE.UU. y que el objetivo del desarrollo nacional es promover una vida feliz para su propio pueblo, algunos politicastros estadounidenses, atrapados en el mito del juego de suma cero, promueven obstinadamente el hegemonismo y reprimen a China de una manera integral. En la actualidad, el contener la industria de chips de China se ha convertido en una «corrección política» en EE.UU..

China se encuentra en el proceso de transformación a la fabricación inteligente y las importaciones chinas de chips representan una gran parte del mercado mundial. Para la mayoría de los fabricantes de chips y equipos de chips, China es un gran mercado difícil de ignorar. El «hegemonismo de chips» promovido por EE.UU. perjudica a los demás y a sí mismo, causando enormes pérdidas a las empresas de chips de varios países, incluidas las estadounidenses. Por ejemplo, la compañía Intel, con una reducción de ingresos en un 16% el año pasado y un desplome de sus acciones, cayó al tercer lugar en su posición en el mercado global. Una consultora de Boston estima que la política estadounidense de «desacoplamiento tecnológico duro» hacia China perjudicará los intereses de sus propias empresas de semiconductores, dejándolas perder una cuota del 18% en el mercado global y un 37% de sus ingresos, reduciendo entre 15.000 y 40.000 empleos altamente calificados.

La intervención política no trae más que distorsiones en el mercado y daños a los intereses de todas las partes involucradas. El hegemonismo científico y tecnológico de EE.UU. puede tener un impacto en la industria de chips de China durante algún tiempo, pero la libre circulación de los elementos productivos y el libre acoplamiento de la oferta y la demanda son el núcleo del espíritu de libre comercio y una tendencia global imparable. La demanda y el potencial del mercado chino dificultarán que la red de contención de chips tejida por EE.UU. sea duradera, y finalmente la oferta y la demanda de chips avanzarán hacia un cierto equilibrio flexible, lo cual no depende de la voluntad de EE.UU.

El ingenio del pueblo chino nunca debe subestimarse. China puede enviar a sus astronautas al espacio con tecnología propia, implementar a pasos firmes los proyectos de exploración de la Luna y el Marte, construir la red ferroviaria de alta velocidad más grande y avanzada del mundo, y también debe tener la autoconfianza y la capacidad de desarrollar su propia tecnología e Industria de chips. En una entrevista con el programa The Rachman Review del Financial Times el 2 de marzo, el ex Presidente de Microsoft, Bill gates, afirmó que «EE.UU. nunca logrará evitar que China tenga chips poderosos». El bloqueo de EE.UU. obligará a China a aumentar aún más la inversión en la innovación científica y tecnológica y llevar a cabo la investigación de tecnología clave de chips con la fuerza de todo el país. Los días en que la industria manufacturera avanzada de China utiliza los chips nacionales ya no están lejos.


Este artículo ha sido publicado en Rebelión. Puedes leer el artículo en su fuente original aquí.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


*Nota: Las ideas contenidas en las publicaciones de Cátedra China o de terceros son responsabilidad de sus autores, sin que reflejen necesariamente el pensamiento de esta Asociación.



Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags