top of page

El ajetreado Año Nuevo chino de un profesor español decorando con frases del Festival de Primavera, preparando medias-noches chinas y publicando un nuevo libro

Reportaje y entrevista de Li Dan para Zhongxinwang (chinanews.com)

Traducción y anotaciones entre corchetes de Ignacio Ramos

Publicado el 22/02/2024


Se aplica tinta, se acuna el papel sobre el molde, se golpea ligeramente con el martillo, se despega el papel y… surgen las diferentes láminas con un caracter de felicidad [福, fú] invertido [significando que “la felicidad ha llegado” que por la peculiaridad lingüística del chino suena igual que decir “el caracter de felicidad está del revés”]. El sexto día del Año Nuevo Lunar, en el templo confuciano de Changchun en Jilin, el profesor español Ignacio Ramos, conocido como Tachi, pudo experimentar cómo imprimir al estilo antiguo sobre bloques de madera el caracter de felicidad mientras sentía la fragancia intensa de la tinta, vocera del Año Nuevo.


El 15 de febrero (sexto día del Año Nuevo Lunar), en el Museo del Templo Confuciano de Changchun, Tachi participó en la actividad de impresión de caracteres de felicidad para dar la bienvenida al nuevo año chino (Foto proporcionada por el entrevistado).

Tachi es un estudioso de sinología que ha vivido en China durante unos cinco años y actualmente enseña en la Universidad de Jilin. Durante este Festival de Primavera [otro modo de hablar del Año Nuevo chino], ha estado bastante ocupado participando en varias actividades de bendición de Año del Dragón y preparando la publicación de un nuevo libro [realizado junto a la profesora Zhang Ke, cuya versión en España ya ha salido editada por Cátedra China]. Las costumbres y la alegría del pueblo chino en la celebración del Festival de Primavera provocan fascinación. A los ojos de Tachi, el Año Nuevo es algo único por su ambiente seguro de reencuentro y vitalidad.

“Que las estrellas de la bienaventuranza iluminen tu casa desde lo alto, y las cinco bendiciones recaigan sobre esta noble casa”. Mientras pega esta frase decorativa [una de tantas típicas] del Festival de Primavera sobre las jambas de la puerta de la casa, Tachi muestra una sonrisa de satisfacción. Este año, el profesor pasó la noche que da entrada al nuevo año en la casa de unos amigos chinos. Es el segundo Año Nuevo que pasa en Changchun. El Festival de Primavera es para él una ocasión sin par para familiarizarse con las diversas costumbres del noreste de China.

Durante la cena de fin de año lunar existe en el norte del país la costumbre de [amasar y] comer las llamadas jiaozi [饺子en España conocidas como gyozas por influencia japonesa, especialidad que más genuinamente podría traducirse como medias noches, porque hacen alusión al paso o cruce –jiao 交– de la primera sección temporal del día –zi 子–, lo cual tiene también para los chinos el sentido de renovación del tiempo, de despedida de lo antiguo y acogida de lo nuevo]. Tachi disfruta de este ritual que simboliza el divertido reencuentro de toda la familia implicada en preparar la masa y el relleno.


El 9 de febrero (víspera de Año Nuevo), la señora de la casa enseñando a Tachi a moldear jiaozi (Foto proporcionada por el entrevistado)

Comenta Tachi que el percibir cómo el Festival de Primavera expresa el deseo de reunión del pueblo chino le hace estimarlo cada vez más. La fiesta del Año Nuevo aparece ante sus ojos como un festival de esperanza. Durante esos días, Tachi grabó también un saludo de Año Nuevo para sus amigos en un chino fluido: “Queridos amigos chinos: ¡Prosperidad para todos en el Año del Dragón! ¡Que seáis bendecidos según vuestro deseo! Para mí China tiene espíritu de dragón […], llena de belleza y vida; puede ser una bendición para todo el mundo”.

La relación de Tachi con China se remonta a su padre. En los años 70 del pasado siglo XX, el padre de Tachi vino a China llevando de vuelta [a España] muchas fotografías e interesantes diapositivas. Desde pequeños, Tachi y sus hermanos fueron conscientes de China y su brillante potencial.

Desde hace bastantes años, tanto en su trabajo como en sus perspectivas vitales, Tachi ha venido comprometiéndose en mejorar los intercambios culturales entre Oriente y Occidente a través de la investigación académica y la experiencia práctica. En su tiempo libre, en Changchun, disfruta de realizar actividades culturales con niños chinos. Su objetivo es ayudar a que el mundo comprenda mejor a China.

Está a punto de publicarse en China un libro sobre comunicación intercultural editado por Tachi [y la profesora Zhang Ke], llamado Entre dos confines. En este periodo de vacaciones, los autores han aprovechado para ultimar el diseño de la portada. Entre otras cosas, el libro recoge citas célebres de clásicos chinos. Para Tachi, este libro puede ser ocasión de que los occidentales comprendan más cosas de la sabiduría oriental y para que en China haya un mayor aprendizaje sobre la cultura de Occidente.

Al ser preguntado por sus deseos de Año Nuevo, Tachi afirma que tienen que ver con seguir trabajando y viviendo en China: “Espero colaborar en la promoción del espíritu de intercambio intercultural como ayuda al aprendizaje mutuo entre Oriente y Occidente, de modo que haya una mejora del bien común y se pueda construir una nueva historia abierta a la novedad del futuro”.

 

Visita la noticia general pinchando aquí.

Lee la versión abreviada en español pinchando aquí.


*Nota: Las ideas contenidas en las publicaciones de Cátedra China o de terceros son responsabilidad de sus autores, sin que reflejen necesariamente el pensamiento de esta Asociación.

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags