Debate: Foro de jóvenes líderes españoles y China


En el debate anterior el Sr. Yao Fei, Ministro Consejero de la Embajada China nos expuso la relación entre nuestros dos países, como un reto y una oportunidad para España, por la enorme potencialidad que nos abre una relación amistosa. Hemos querido conocer algo más de este tema:


ESPAÑA Y CHINA: potencialidad de una relación amistosa con esta introducción


La sociedad civil española, especialmente sus núcleos dirigentes, no parece que hayan tomado conciencia de la potencialidad que la China del siglo XXI tiene para los intereses de España.


La percepción que se tiene de China en la sociedad española, no se corresponde ni con el peso de China en el mundo actual, ni con el peso de España, ni con el gran provecho que podríamos sacar de una mayor implicación en la potencialidad de China. Y sin embargo, estamos todavía en una coyuntura muy favorable para que España aproveche todos los “privilegios” y potencialidades que su relación con China le ofrece.


Ventajas políticas que podemos aprovechar


-La voluntad política, por parte de China, de contar con España como uno de sus mejores aliados en Europa. Así lo certifican las declaraciones del Presidente Xi Jinping, en julio de 2016 en la Cumbre del G-20, así como en el Foro Internacional de la Ruta de la Seda en Beijing, en sept de 2017...


-Las relaciones políticas de España con China son positivas. Un dato histórico que China tiene muy claro: en la crisis de Tiananmen en 1989, la posición política y diplomática de España fue muy clara: frente al boicot internacional, España decidió mantener abiertos todos los cauces de relación; y así lo defendió nuestro Embajador Eugenio Bregolat (miembro de honor de Cátedra China), en las reuniones de los embajadores de Europa en Pekín, lo que influyó en las autoridades comunitarias; también, nuestro Ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, fue el primer ministro europeo que visitó Pekín antes de concluir la crisis.


-El Presidente de China se reunió hace tres años con el Rey de España en Astaná, Kazajistán, en la Exposición Mundial sobre las energías renovables, en junio de 2017; con el Presidente del Gobierno, invitado por carta personal del Presidente Xi Jinping, en el I Foro Internacional de la Nueva Ruta de la Seda, en septiembre de 2017, reunión en la que el presidente chino reafirmó que esperaba que España desempeñara un papel positivo en las relaciones entre China y la UE.


-En la III Cumbre del G-20 en Hangzhou, en julio 2017, el Presidente Xi Jin Ping afirmó en la reunión con el Presidente español: “A China le gustaría trabajar con España para elevar su asociación estratégica integral a un nuevo nivel en el que explorar el potencial en comercio e inversión, y extender los intercambios culturales y educativos”.


-En la visita del Presidente Xi Jinping a España, en escala técnica en Canarias hacia Iberoamérica, afirmó: es necesario "retomar” la "posibilidad" de "actuaciones conjuntas" en Iberoamérica, en frentes como "el político, el económico, el comercial y el cultural".


-Por el contrario, la visita oficial del Presidente Xi Jinping a España en noviembre de 2018 fue un poco frustrante, pues hubo gran expectación por parte de la delegación china y cierta frialdad en la respuesta de España, presionada por la UE y EEUU.


Esta buena relación política no es aprovechada por España adecuadamente:


El comercio con China


La exportación española ha crecido a buen ritmo en los últimos años:


En 2005 fue de 1.600 millones de dólares; en 2016 se superaron los 5.000 millones de €, un 13,4% más que el año anterior; en 2017 llegó a 6.200 millones de euros, un 24% más que el año anterior. En 2019 se aproximó a los 7.000 millones... todavía una cifra baja, con el agravante del desequilibrio comercial (las importaciones españolas de China fueron de 29.000 millones).


Hemos avanzado, pero estamos aún muy lejos de agotar nuestras posibilidades; por ejemplo:


-Nuestra exportación a China se ha multiplicado casi por 50 en 40 años; pero las importaciones chinas se ha multiplicado por 2.000.


-China nos compraba a mitad de los 90 el 0.5% de sus importaciones; hoy nos compra solo el 0,25% de sus importaciones.


-Son más de 15.000 las empresas españolas que comercian con China; algo más de 600 las implantadas en territorio chino, lo que supone menos de un 1% de las empresas extrajeras implantadas en China.


Tenemos un enorme mercado potencial abierto.


La inversión China en España


Según el informe ESADE China Europe Club, la inversión china en España subió de 610 millones de euros en 2014 a 1.700 en 2016; y en 2018 fue de 1.159, lo cual supone solo una pequeñísima parte de los alrededor de 300.000 millones que invirtió ese año China en el exterior.


España podría ser un destino importante para las inversiones chinas en infraestructuras, servicios financieros, turismo..., como enclave estratégico de la iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, pero España no ha aceptado adherirse a ese proyecto, otra vez por presiones de UE y EEUU.


Intercambios universitarios


De los 400 universitarios chinos que estudiaban en España en 2004, hemos pasado a unos 13.000 en 2019, más de la tercera parte en nivel de master y doctorado. Según el estudio realizado por la Embajada de España en China, el 73% de los estudiantes chinos en España vienen por la importancia del español; el 71% también por el interés por la cultura y un 40% por mejorar expectativas laborales.


Pero los universitarios chinos que estudian en el extranjero son 1.300.000; es decir vienen a España sólo el 1%, teniendo un idioma hablado por 500 millones.


En dirección contraria, los intercambios son también cada vez mayores y más enfocados en la investigación y la innovación. Solo la Universidad Politécnica de Madrid envió en 2019 más de 200 alumnos en diversos formatos y más de 80 profesores e investigadores para colaboraciones docentes y de investigación.


España ya posee una base permanente en China desde 2012, en Shanghai en la prestigiosa Tongji University, el Campus Sino-Hispánico, fundado por la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad Politécnica de Cataluña que, fiel a su misión, se está abriendo a otras universidades del ámbito hispano. Ya es nuevo miembro el TEC de Monterrey de México, la Universidad de Sevilla es candidato en proceso y hay diversos otros candidatos entre las mejores universidades de Hispanoamérica.


Investigación e innovación


China ha dado un giro muy considerable hacia Europa en su política de investigación e innovación en los últimos dos años en vista de las complejidades de su relación con EEUU. Dentro de Europa, España juega un papel muy importante porque, contra lo que pueda parecer, posee tecnología de interés para China (en el sector sanitario, el agrario y el aeronáutico, por ejemplo) y sigue teniendo un papel de puente hacia Latinoamérica. En la visita del Presidente Xi Jinping se firmó un acuerdo de cooperación científica y técnica en materiales avanzados y el CDTI junto con el MoST chino lanzaron la correspondiente convocatoria de proyectos conjuntos en esta área en septiembre de 2019. En noviembre se celebró en España la reunión de la Comisión Mixta de Ciencia y Tecnología -que llevaba pendiente tres años- gracias al interés chino en la misma. En la reunión se planteó ampliar los ámbitos de la convocatoria para cubrir la biotecnología, las ciudades inteligentes, las telecomunicaciones y la inteligencia artificial, siguiendo líneas similares a los del actual instrumento Chineka de colaboración entre empresas españolas y chinas de tecnología.


Actualmente, España (información de la Universidad Politécnica de Madrid) participa en cinco centros conjuntos de investigación en China: en materiales avanzados (Beijing), inteligencia artificial (Beijing), software (Shanghái) y genética de plantas (Beijing y Shanghai). Todos ellos son instituciones punteras en China: China Academy of Sciences, Beihang University, Beijing University of Chemical Technology y Tongji University. Además, existe un programa de incubación de startups de base tecnológica en Shanghai (de donde, por ejemplo, ha surgido Movo, visible en las calles españolas y de seis países más ya), y durante 2020 estaba previsto inaugurar centros conjuntos de investigación e innovación en tres de los principales parques tecnológicos de China: Nanjing Economic Development Zone (sobre telecomunicaciones inalámbricas), Suzhou Industrial Park (el mayor del mundo en volumen de negocio, sobre biotecnología), y Tianjin Economic Development Area (en industria 4.0).


Solo en 2019, se lanzaron 15 nuevos proyectos de investigación conjuntos entre universidades españolas y chinas, incluyendo proyectos del programa marco europeo H2020, o subvencionados por la National Science Foundation de China.


En dirección contraria, Tsinghua University Science and Technology Park (la mayor incubadora del mundo con un valor de mercado de 20.000 millones de euros) también pretende abrir un centro en Madrid, el tercero en Europa después de los que tiene en Cambridge y en Milán. Nota: esta parte del artículo está redactada por Claudio Feijoo, como explico al final. En información posterior presentamos la sembalanza del profesor Claudio Feijoo


El turismo


Los 700.000 turistas chinos que nos visitaron en 2019 son 5 veces más que los que nos visitaron en 2012. Un buen ritmo de incremento.


Por otra parte, el turista chino es el que más gasta en España, una media de 2.500 euros por viaje, frente a la media de los turistas extranjeros que es de 890 euros de gasto por viaje. Es, además, mayoritariamente, un turismo cultural, más que de sol y playa, con la ventaja adicional para España, de ser poco estacional.


En conjunto, un turismo muy apetecible para nuestra principal industria, pero sólo nos llega el 0,5% de los 140 millones de turistas chinos que salen al exterior. Al respecto, me comentó una Secretaria de Estado de Turismo hace unos años: “¡y qué le vamos a hacer!...” Y los chinos que solicitan visado para visitar España encuentran dificultades a veces para conseguirlo(¿??!!!)


Otros sectores: solo hemos tocado algunos sectores- el potencial de España en China es inmenso prácticamente en cualquier sector


¿Por qué no aprovechamos esta situación favorable, siendo China la segunda potencia mundial en PIB, en tecnología, comercio exterior, educación, investigación… con las muy buenas relaciones políticas que tiene con España?


Algunos fallos en nuestra política de relaciones con China:


Los señalo con el aval de 40 años de experiencia, pero, al mismo tiempo, con sumo respeto a todos los que se esfuerzan por mejorar nuestras relaciones con China, y sin generalizar estos fallos a todos los actores, ni mucho menos.


1.-Falta una estrategia a corto, medio y largo plazo: funcionamos a golpes de cada gobierno, cada ministerio, cada Comunidad Autónoma... Falta estrategia general y por sectores y por departamentos de la Administración. No hay un “Plan China” a diez años, ni a cuatro.


2.-Falta continuidad en la estrategia: muchas acciones aisladas, discontinuas... La cancillería alemana visita cada año China, con una gran delegación empresarial. La Presidencia del gobierno español cada cinco años, con una delegación empresarial en general poco vinculada a China.


3.-Las visitas oficiales, en las dos direcciones, con frecuencia se reducen a buen protocolo, pero con escasa planificación y contenido en acuerdos, contratos..., y sin estrategia global. Además, los chinos esperan un mayor nivel de cercanía y amistad (“lao pengyo”, “viejo amigo”)


4.-El conocimiento de China es muy escaso en los políticos, los líderes empresariales... No existe un convencimiento pleno de lo mucho que nos interesa China.


5.-Falta un balance de resultados: ha habido actuaciones españolas en China importantes, acertadas y costosas, pero, en general, no se ha hecho un balance crítico de los resultados... porque cambió el gobierno, por la urgencia de otros temas, por triunfalismo...


6.-Falta ambición en el planteamiento de nuestra relaciones: no vemos a China como la segunda potencia mundial, convocación de primera, ni como el 20% del mercado mundial... frente al que nuestro objetivos en todos los ámbitos debería tener esa prioridad e importancia.


7.-China no es prioridad para España: como reconocen varios departamentos, con frecuencia China figura en el orden del día de reuniones, pero en el último punto... y con poco tiempo.


8.-No se consulta, o muy poco, a los expertos externos a la Administración.


9.-Quizá el fallo de raíz es el escaso o insuficiente conocimiento que los políticos españoles, los Partidos políticos, las Organizaciones empresariales, las Escuelas de Negocios tienen de China en el nuevo orden global.


Si la política española debe estar “abierta al mundo y anclada en Europa”, como se está subrayando últimamente, será muy conveniente empezar a establecer canales de comunicación permanente con el Gobierno Chino y el Partido Comunista Chino, con los Centros de Pensamiento y las Universidades, con las asociaciones empresariales....para conocer las realidades de nuestros dos países, sus intereses comunes, e intercambiar puntos de vista hacia una mejor y mayor cooperación, también en el ámbito europeo e internacional.



Marcelo Muñoz, Angel Alvarez y Claudio Feijóo, Catedrático de ETSIT-UPM (apartado sobre investigación e innovación)







Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Twitter Basic Square
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn
  • Twitter - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco

Política de Privacidad 

Política de Cookies

Aviso Legal

Copyright© www.catedrachina.com | Cátedra China 2018. Todos los derechos reservados