Ojo por ojo

20/11/2018

 

En su afán por dinamitar la economía china y detener su ascenso como potencia mundial, Donald Trump puede ocasionar un grave daño a la economía global, empezando por la de sus aliados y la del propio Estados Unidos.

 

China respondió con reciprocidad a la entrada en vigor, el 6 de julio, de la primera tanda de aranceles en la guerra comercial que Donald Trump ha declarado al gigante asiático. Se trataba de un 25% sobre 36.000 millones de dólares de mercancías chinas en bienes de alta tecnología. Estados Unidos aplicó aranceles a otros 16.000 millones de dólares de bienes chinos. Y China replicó de inmediato con una medida similar. A partir del 24 de septiembre pesa sobre otros 200.000 millones de dólares de la exportación china un arancel del 10%,que se elevará al 25% a partir del próximo 1 de enero. Queda así penalizada la mitad de la exportación china a EEUU. Y Trump ha amenazado con extender sus aranceles a la otra mitad. China ya no puede aplicar reciprocidad en cuanto al volumen de importaciones estadounidenses sometidas a gravamen, porque en 2017 sus importaciones de EEUU ascendieron solo a 129.800 millones de dólares, según el departamento de Comercio estadounidense (155.200 millones, según el Centro Nacional de Estadística de China).

 

Nuevo artículo de Eugenio Bregolat en Política Exterior. Para leer el artículo completo pulsa aquí.

 

Tags:

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Discurso del Embajador Sr. D. Lyu Fan, IV Edición Premios Cátedra China

04/05/2018

1/5
Please reload

Entradas recientes